¡Díaz Canel, asengao!

Ayer en la tarde nos dimos cita, una vez más, un grupo de cubanos (y un mexicano) frente al consulado castrista aquí en Montreal.

Como cabría esperar, no faltó ese coro en el que alguien grita ¡Díaz Canel! y el grupo responde con el ya conocido !Sin…!

En algún momento, sin embargo, surgió la confusión en el coro entre si gritar !Asesino! o !Sin…!

Y fue en medio de esa confusión que creamos la palabra !Asengao!

Así que ya saben, si quieren decirle al títere de la familia Castro que es un asesino y un sin…, ya tienen el neologismo adecuado.

Publicado en Cuba | 4 comentarios

Ayer, en Montreal, la caravana de autos por la libertad de Cuba

En este video, yo conté alrededor de 60 autos, y sé que fueron mucho más. Mil gracias a todos los que fueron, y a los organizadores.

Hoy, a las 5:00 pm, en la madriguera del régimen asesino.

Publicado en Cuba | 6 comentarios

Prêt à partir (listo para salir)

Publicado en Cuba | 2 comentarios

El embargo SÍ ha funcionado

Hace unos días el Comité de Asuntos Extranjeros de la Cámara de representantes de los Estados Unidos llevó a cabo una audiencia para discutir la reciente rebelión en Cuba.

Entre los invitados estuvo, además de nuestra admirada Rosa María Payá, el señor –¿debo decir compañero?– José Miguel Vivanco, director para la región de las Américas de la organización Human Rights Watch.

El verbo “to watch” en inglés es vigilar, pero es también mirar, como cuando miramos un filme con la cuba de papel encerado llena de palomitas de maíz, y la gaseosa bien fría a nuestro lado.

Parece que, con respecto a la situación de los derechos humanos en Cuba, el señor Vivanco se ha dedicado más a mirar que a vigilar. Lo digo porque en su deposición (valga la ambigüedad del término) ante el Comité de la Cámara, el señor Vivanco dedicó una buena parte de su tiempo a criticar el famoso embargo.

Así mismo como se los estoy contando.

Imagínense que un tipo robó en el banco del barrio y los banqueros decidieron no hacer más negocios con él.

Imagínense que durante años ese tipo se rio de los banqueros y prometió, absolutamente seguro de sí mismo, que algún día sería más rico que cualquier banco.

Imagínense que los años pasaron y que el tipo, lejos de enriquecerse, fue cada vez más pobre, llegó a tener cada vez más deudas y perdió su capacidad crediticia con el resto de los negocios del barrio.

Imagínense que ese tipo también se dedicaba a propinarle unas soberanas (valga una vez más la ambigüedad del término) palizas a su mujer y a sus hijos.

Un día, la familia del tipo decidió sublevarse contra tantos años de abuso y el barrio, en un gesto de solidaridad, decidió reunirse para decidir cómo ayudar a los apaleados.

A esa reunión llegó un mirador que después de relatar los pescozones, patadas, escupitajos, tiros y machetazos recibidos por la familia propuso que la solución para esos abusos era, nada más y nada menos, que los banqueros volvieran a hacer negocios con el abusador.

Algo así sucedió con la declaración del señor Vivanco frente al Comité de la Cámara de Representantes: después de decir lo que ya todos sabemos, o sea, que en Cuba se violan los derechos humanos de una forma brutal y descarada, el representante de Human Rights Watch se dedicó, sin que viniera al caso, a defender con ahínco la castrista idea de que para detener los abusos hay que quitar el embargo y empoderar aún más a los abusadores.

Los argumentos esgrimidos por el señor Vivanco fueron los lugares comunes de que el embargo no ha funcionado, que le permite al castrismo justificar sus abusos, y que ha aislado a los Estados Unidos en la arena internacional.

Como toda persona adoctrinada en la academia liberal estadounidense el señor Vivanco tiene una idea de Cuba, que probablemente solidificó durante sus estudios de maestría en Harvard, que está mucho más cerca de la propaganda del castrismo, y de la izquierda gringa, que de la realidad cubana.

Para empezar, cualquier cubano medianamente informado puede darle al señor Vivanco una lista de razones que explican por qué el tan cacareado embargo sí ha funcionado. Al vuelo, sin pensar mucho, se me ocurren las siguientes:

El embargo funcionó perfectamente para demostrar la estúpida ineficiencia económica de esa estafa criminal conocida como socialismo.

La esencia de las decisiones de los comunistas cubanos –con Fidel Castro como “poster boy”– que llevaron a la imposición del embargo, entre las que resalta el robo de propiedades cubanas y extranjeras, era la creencia absoluta en la superioridad económica del socialismo y el hecho, imaginado, de que en unos años los capitalistas suplicarían comerciar con Cuba.

El embargo funcionó perfectamente para que Cuba les costara a los soviéticos, y al campo socialista, más que un hijo bobo estudiando en Harvard. Gracias al embargo se vieron obligados a gastarse en Cuba millardos y millardos de dólares que nunca les sobraron y que, para poder gastarlos en su títere caribeño, tuvieron que dejar de hacerlo en áreas verdaderamente estratégicas de su economía, un error que terminó contribuyendo, quién lo duda, al descalabro final de la URSS y el campo socialista.

El embargo funcionó perfectamente para que Fidel Castro tuviera que tragarse su fanfarronería y se viera obligado, después de décadas diciendo lo contrario, a reconocer que el socialismo es tan superior desde el punto de vista económico que para sobrevivir necesita del comercio y los créditos del capitalismo.

El embargo funcionó para salvar una enorme cantidad de vidas a todo lo largo y ancho de este mundo; porque si algo enseña la historia cubana de los últimos sesenta años (la real, no la que enseñan en Harvard), es que cada vez que el castrismo tuvo algo medianamente parecido a una bonanza económica, la usó para sembrar odio, violencia y muerte en decenas de países.

El embargo funcionó en la creación temprana de toda una infraestructura legal encaminada a la persecución de delitos financieros. Una infraestructura que después fue utilizada en la lucha contra el narcotráfico castrista, contra el narcotráfico no castrista, y en la persecución de la trata de mujeres y el tráfico de niños.      

El embargo ha funcionado perfectamente para poner en evidencia inobjetable el carácter anti democrático y pro dictatorial de la mal llamada Organización de Naciones Unidas. Un circo que ya estaba condenado a ser eso que es hoy cuando decidió acoger en su seno a la URSS de Stalin. El régimen que, en 1933, cuando los nazis llegaron al poder, ya había asesinado a más seres humanos que los que el nazismo asesinaría después. El mismo totalitarismo criminal que se repartió Europa con el nazismo, en el tratado Ribbentrop-Molotov, y que invadió Finlandia y asesinó, en Polonia, a decenas de miles de polacos en el bosque de Katyn.

Ya desde su surgimiento, bajo la égida de Alger Hiss, el agente de Stalin en las administraciones de Roosevelt y Truman, la mal llamada ONU estaba condenada a ser eso que es hoy: un fórum con más de la mitad de sus miembros clasificados como regímenes totalitarios o semi totalitarios, y un circo macabro en el que los despotismos de Cuba y Venezuela se sientan en su comisión de derechos humanos.

El embargo también ha funcionado para poner en evidencia la hipocresía de muchas naciones que se precian de ser democráticas, como España o Canadá, y que hablan en contra del embargo mientras sus compañías en Cuba explotan a los cubanos –gracias al totalitarismo castrista– de una forma tan inhumana que esos países nunca osarían practicarla en su propio territorio.

El embargo ha funcionado para poner en evidencia el chantaje político que el castrismo impone a muchos otros países para que voten en contra o “denuncien” el embargo. Un chantaje de médicos y profesionales ofrecidos como zanahorias; o de palos insinuados con desestabilizaciones políticas provocadas por organizaciones y agentes pro castristas.

El embargo ha funcionado para poner en evidencia que ese odio que el castrismo siempre ha sentido por el mundo libre en general, y por los Estados Unidos en particular, es irracional. Cuando el presidente Barack Hussein fue a La Habana, y empezó a desmontar una buena parte del embargo, la respuesta del castrismo fue atacar a diplomáticos estadounidenses con armas de destrucción neurológica.

El embargo ha funcionado para ilustrar la enorme ignorancia que muchos tienen sobre la naturaleza de los totalitarismos de izquierda. Todos esos que insisten en que el levantamiento del embargo redundaría en un aumento del bienestar de los cubanos y que ese bienestar traería, inevitablemente, cambios políticos ignoran la teoría leninista de la revolución.

Esa teoría explica que las revoluciones suceden cuando la pobreza es suficiente para generar descontento, pero no cuando es tan alta que la gente solo puede pensar en su sobrevivencia. Un colofón lógico de ese axioma leninista es que, una vez alcanzado el poder, la mejor forma de no perderlo es manteniendo a la población en niveles de pobreza que nunca le permitan organizar verdaderas revoluciones, solo sublevaciones.

La pobreza extrema es, entonces, consustancial a la permanencia de los socialistas en el poder; y no hay levantamiento de sanción económica alguna que haga cambiar esa necesidad.

Por último, el embargo ha funcionado para que después del 11 de julio pasado podamos asistir al espectáculo de ver al castrismo movilizar a sus agentes de influencia, los de Harvard incluidos, para que insistan en que hay que quitar el embargo.

Es divertido verlos saltar, como ratas del barco que se hunde, mientras comemos rositas de maíz y nos tomamos una gaseosa bien fría.    

Publicado en Cuba | 3 comentarios

Ayer, 21 de julio, con Idolidia Darias

Publicado en Cuba | Deja un comentario

Cambio carteles por libros

Como vivo el Canadá, y el socialismo aquí ya cuenta con una enorme burocracia, no puedo ir a Washington el próximo 25 y 26 de este mes.

Me encantaría ir y expresar, frente a la Casa Blanca, las ideas que quiero hacerle llegar al régimen Biden; pero como no puedo hacerlo se me ocurre esto:

A continuación, pueden ver una lista de frases en inglés que me gustaría ver en carteles frente a la Casa Blanca.

Si alguien se anima a pintar una de esas frases en un cartel, y va hasta Washington, y se para frente a la Casa Blanca con ese cartel, y filma un pequeño video de 30 segundos en el que se vea el cartel y la Casa Blanca o la protesta pacífica, y me lo envía al email lendel.editor@gmail.com, yo le haré llegar una copia de mi libro “El Sóviet Caribeño” a la dirección y el nombre que esa persona me indique en el email.

Solo recibirán el libro las primeras quince personas que me envíen sus videos, aunque puedo hacer excepciones si están justificadas.

Las frases son:

  1. Any violent person here is an agent from the Castro regimen.
  2. Defund the police… states!
  3. Cuban lives matter!
  4. The essence of racism is the denial of other people’s pain. Please, stop denying the pain of the Cuban exiles.
  5. Hey liberals, do you want to see inequality? Go and check Castro’s nomenclature.
  6. Hey, liberals, the “dream” you want for America is the bloody nightmare we are ending now in Cuba.
  7. 45% of the Cuban population is black by skin color, and 60% is black by genitalia size. Is Black Lives Matter for real?
  8. Hey, Obama, stop doing to Biden what the Castro family is doing to Díaz Canel.
  9. If Cubans want more remittances from the exiles, then the founding fathers wanted less taxes from Britain.
  10. Hey, liberals, what you did with Cuban history is called cultural appropriation.
  11. Education and health care are free in America’s prisons. Do you want to serve time? Cubans neither.
  12. About the embargo: If socialism is so superior, why it needs to trade with the free world?
  13. Today’s character assassination of America started decades ago with the Cuban American community.
  14. Hey, liberal, your white guilt is the only toilet paper we have in Cuba.
  15. The world was late in Rwanda, the world was late in the Balkans. Humanitarian intervention in Cuba now!

Publicado en Cuba | Deja un comentario

Cuba-Venezuela: Para refrescar la memoria — lafronteratransparente idolidiadarias

Por Víctor de Abreu: PARA REFRESCAR LA MEMORIA: 1. 1959: *El ejército cubano* entra en Panamá para iniciar los movimientos revolucionarios. 2. 1959: *El ejército cubano* entra en la República Dominicana para derrocar al gobierno. 3. 1963: *El ejército cubano* ataca a Venezuela para derrocar el gobierno y asegurarse el petróleo. 4. 1963: *El ejército […]

Cuba-Venezuela: Para refrescar la memoria — lafronteratransparente idolidiadarias
Publicado en Cuba | Deja un comentario

Se va el perro Canelo y llega el puerco Marrero

En la tradición comunista, cuando un miembro de la nomenclatura que ha estado involucrado en una situación de crisis menciona la palabra “autocrítica”, casi siempre es porque ya está marcado para la defenestración.

En una de sus recientes comparecencias ante la televisión cubana, el perro apaleado de los Castro, también conocido como Canelo, dijo lo siguiente:

“… y sobre la base de la autocrítica, de las cosas que tenemos que superar, lo que estoy llamando es que nosotros tenemos que seguir multiplicando los sentimientos de solidaridad, de sensibilidad, de respeto, de… bla, bla, bla

Lo dijo vestido con una guayabera blanca y cerca de él, con guayabera negra de eclipse en ciernes, estaba su posible sucesor, el gordo Marrero, el puerquito en ceba preferido de Alejandro “El Tuerto” Castro Espín.

Siempre, desde que lo pusieron a dedo estirado y aplausos titubeantes, dije que el verdadero nombre de Díaz Canel era Días Contados; y lo dije porque siempre lo vi como una figurita de transición, o como un pararrayos puesto para absorber el golpe de un pueblo enardecido por una carestía artificial que serviría, una vez defenestrado Díaz Canel, para hacer avanzar las posiciones de los hombres de “El Tuerto” dentro de la alta jerarquía de la Cosa Nostra castrista.

En estos momentos, el régimen Biden les está suplicando a sus homólogos de La Habana que hagan algo que sirva para que los inquilinos de la Casa Blanca, y sus burócratas pro castristas como Emily Mendrala, puedan decir que ya todo pasó, que el castrismo reconoció sus errores, que los culpables de la represión fueron separados de sus cargos, que esos culpables también estuvieron relacionados –de alguna forma oscura– con los “ataques acústicos” y que la nueva administración castrista, con el puerco Marrero a la cabeza, merece el beneficio de una duda forrada con la plata de los contribuyentes americanos.

La mesa estará servida entonces para que CNN (Castro’s News Network), Universión, The New York Pravda, The Washington Past y El Pis (allá en España) corran a gritar a los cuatro vientos que en Cuba hay un nuevo gobierno de “salvadores” dispuestos a dejar que los emprendedores prosperen, que los campesinos produzcan y que los exiliados cubanos puedan ocuparse de los suyos sin que medie la intervención de la mafia castrista. El Tuerto empezará a ser mostrado, claro está, como el gran estratega que pudo al fin legalizar a su familia mafiosa… chúpate esa, Michael Corleone.

Muchos cubanos dentro de Cuba pensarán que han derrocado a un tirano y que así fue como lograron que sus familiares detenidos regresaran a casa.  Pasada esa euforia inicial el exilio cubano, por su lado, se verá una vez más siendo reactivo y no proactivo. Descubrirá la patraña de castristas y demócratas, se rasgará sus ropas, protestará y olvidará que durante mucho tiempo algunos dijimos que enfocarse en Díaz Canel era un craso error, y que la verdadera rabia del perro estaba en la familia Castro y no en los monigotes que esos psicópatas son capaces de poner y quitar como si de utilería fueran.

Algunos pueden pensar que si esto que acabo de describir llegara a suceder, entonces el peor de los escenarios sería el regreso a una situación similar a la de Carter, a la Clinton o la de Obama. O sea, a los castristas haciendo y deshaciendo a su antojo en Cuba y en el mundo mientras los exiliados esperan, pacientemente, a que la bonanza del financiamiento demócrata pase y vuelva a empezar el próximo ciclo de descontento y represión.

Lamento avisarles que está vez no será así, lamento avisarles que si algo demuestran las últimas elecciones estadounidenses es que el socialismo está tocando a la puerta de los Estados Unidos de Norteamérica. Si eso es así, entonces el régimen Biden hará todo lo posible para empoderar al castrismo tanto como le sea posible y así convertirlo, junto con sus agentes del Foro de Sao Paulo y del Grupo de Puebla, en una fuente de apoyo en el asalto final contra la democracia americana.

¿Qué podemos hacer los exiliados cubanos para evitar que esto pase?

Muy fácil: Decirles a los cubanos que luchan dentro de Cuba, y a los burócratas del Partido Demócrata, que la libertad nunca será real mientras la familia Castro siga controlando los destinos del país.

La manifestación convocada para el próximo 25 y 26 de este mes, allá en Washington, es una muy buena oportunidad para hacerlo.

No la desaprovechen.

Publicado en Cuba | 9 comentarios

Declaración del Foro Antitotalitario Unido (FANTU), desde Cuba

Foro Antitotalitario Unido
(FANTU)

Santa Clara, Cuba, 19 de julio del 2021.

Consideramos un deber referirnos respecto a las masivas protestas antigubernamentales y masivas ocurridas en todo el territorio nacional, el pasado 11 de julio de este año 2021, y los excesos represivos que generaron por parte de funcionarios públicos de la Junta Militar NeoRaulista.

Mis opiniones las hago en nombre de nuestra organización anticomunista y contestataria, por lo antes dicho, deseamos opinar y proponer lo siguiente:

1ro- Que quedó demostrado, que el amplio segmento de los compatriotas que desean Cambios Democráticos para nuestra Patria, no se reducen a los denominados despectivamente como Grupúsculos Subversivos, por aquellos que desgobiernan a Cuba.

2do- Que como máximo representante formal de la Junta Militar NeoRaulista y en nombre de los Altos Oficiales Militares que explotan a toda la Nación Cubana -tanto dentro como fuera del país- el ciudadano Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez azuzó Odio entre los cubanos.

3ro- Que constituye una Total Falacia de la Junta Militar NeoRaulista, que es la que detenta el auténtico Poder Político en Cuba, tildar a todos los ciudadanos y ciudadanas que protestaron públicamente, como Confundidos, Manipulados o Delincuentes. Eso es despreciar las opiniones ciudadanas.

4to- Que los propios voceros políticos al servicio de la Junta Militar NeoRaulista que desgobierna a nuestra Nación, han reconocido, que las Protestas Antigubernamentales se produjeron en las 15 provincias del país.

5to- Que se mostró a través de los miles de materiales audiovisuales subidos a las redes sociales de Internet, sobre las protestas Antigubernamentales sucedidas, que más del 85 % de los protestantes eran jóvenes de menos de 35 años de edad.

Por todo lo antes referido, propongo:

1ro- Que el ciudadano cubano Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez debe ser denunciado y acusado por incitar Crímenes de Odio, ante competentes Tribunales Internacionales.

2do- Que el ciudadano cubano Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez debe renunciar de inmediato a sus cargos, tanto como Presidente de la República de Cuba y Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba.

3ro- Que todos los gobiernos de países democráticos deben inmediatamente, retirar a sus respectivos embajadores acreditados ante la República de Cuba.

4to- Que la Organización de Estados Americanos (OEA) debe inmediatamente reunirse y discutir los términos de un Bloqueo Aéreo y Naval alrededor del archipiélago cubano, hasta lograr los Pasos para la Democratización de Cuba.

5ta- Que los integrantes de la Junta Militar NeoRaulista en el verdadero ejercicio del Poder Ejecutivo en el territorio nacional, deben comprometerse a acatar provisionalmente la Constitución de 1940, hasta que democráticamente se discuta y plebiscite otra Carta Magna, por todos los cubanos y cubanas con Derecho al Voto.

Por la Libertad y la Democracia para Cuba.

Licenciado en Psicología
Guillermo “Coco” Fariñas Hernández
Coordinador General del FANTU
Premio “Andrei Sajarov” a la Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo

Publicado en Cuba | 2 comentarios

Fondo para los héroes caídos

Creo que el exilio cubano debería crear ya, inmediatamente, una entidad financiera para la ayuda a los familiares de los caídos en esta lucha final contra el régimen de la familia Castro.

Uno de los elementos de propagada, desánimo y coerción que el régimen de la familia Castro siempre ha usado contra los opositores cubanos es, precisamente, el estado de vulnerabilidad en el que quedarían los familiares de esos opositores en caso de que ellos mueran, o sean condenados a largas penas de prisión.

La historia de Cuba está llena de actos heroicos en su lucha por la libertad. Sin ánimos de comparar, no creo que haya existido nunca en esa historia un grupo más desvalido, expuesto, y vulnerable, que ese que se enfrenta hoy al régimen de la familia Castro.

Muchos de esos héroes dejan detrás familias que enseguida son condenadas, por los asesinos de sus seres queridos, al ostracismo económico, a la persecución policial constante, al acoso psicológico y a la invitación al suicidio. No son pocos los que terminan suicidándose.  

La inmensa mayoría de los exiliados cubanos apoyan sin restricciones a esos que hoy se juegan la vida en Cuba. Una forma de hacer evidente ese apoyo, y de dejar bien claro que no se trata de algo efímero y vulnerable al olvido, es hacerles saber a esos que luchan que, en caso de que el régimen de la familia Castro cometa la estupidez de asesinarlos, sus familias no quedarán desvalidas.

La maquinaria de propaganda del régimen de la familia Castro, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos, siempre ha presentado a los opositores cubanos como asalariados del exilio y, antes de Obama y su color revolución, como empleados de la CIA. Ya va siendo hora de que los exiliados se tornen inmunes a esa propaganda y hagan pública su decisión de ayudar financieramente a las familias de los asesinados.

Es muy probable que los defensores de la familia Castro en este mundo intenten presentar la existencia de ese fondo de ayuda como equivalente a esa práctica de los fundamentalistas musulmanes de pagar grandes sumas de dineros a las familias de sus bombas humanas. A esa asociación malsana el exilio puede responder con una simple frase: Si no quieren que paguemos, no los asesinen por pedir libertad de forma pacífica.

Es importante recordar que los castristas de los Estados Unidos, con Black Lives Matter y Susan Rosenberg a la cabeza, fueron capaces de convertir en santo y en ídolo a un delincuente y drogadicto que murió como consecuencia de un triste acto de mala práctica policial.

Una de las formas en la que esos castristas lograron esa conversión kafkiana fue, precisamente, pidiendo contribuciones financieras que enseguida se convirtieron en una enorme suma de dinero destinado a… nadie sabe.

Nuestros héroes son héroes reales, y los fondos que podamos reunir para ayudarlos serán destinados a familias reales con sufrimientos reales. Si el castrismo y los castristas de este mundo no quieren que ese fondo sea usado, entonces solo tienen que hacer una cosa: no ser tan asesinos.

Si lo hacen, y dejan de asesinar a jóvenes indefensos por el solo delito de pedir vida y libertad pacíficamente, entonces esos fondos podrán ser usados para la reconstrucción de una Cuba libre, y para la creación de parques y monumentos que recuerden a los caídos.

El exilio cubano cuenta con personas de probada probidad y larga experiencia financiera y política. Esas personas podrían crear, en unos cuantos días, un fondo con todos los requerimientos de transparencia, legalidad, verificación y fideicomiso necesarios para que los exiliados que quieran contribuir lo hagan con la certeza absoluta de que su dinero será bien utilizado.

Otra cosa que podrían hacer esas personas de probada probidad sería explorar la posibilidad de que ese fondo cuente con el apoyo (sin ejercer control) de las autoridades del estado de la Florida y, de ser posible, con las autoridades federales. Sería una posibilidad a explorar.

Antes de escribir este texto, me dediqué a preguntarle a una buena cantidad de cubanos que conozco su opinión sobre esta idea, y si estarían dispuestos a contribuir con un fondo de esa naturaleza. Todos, sin excepción hasta ahora, creen que la idea es buena y están dispuestos a contribuir.

Yo sé que las estadísticas personales tienen una muy escasa validez estadística, pero también sé que, si cada cubano contribuyera con cien dólares, solo cien dólares, en unas cuantas semanas ese fondo podría contar con cientos de millones de dólares para ayudar a nuestros héroes.

Recuerden, verde es el color de la esperanza.

Publicado en Cuba | 12 comentarios