Hyper chupamedias en Hypermedia

Imaginen que un amigo me escribió para decirme:

— Cesi, hay un sitio web sobre asuntos cubanos, llamado Hypermedia Magazine, que anda pidiendo plata a izquierda y siniestra. Se me ocurre que podrías proponerles algunos de tus artículos y así, como quien no quiere las cosas nos enteramos, de primera mano, de qué patica cojean de verdad.

Imaginen que mi respuesta fue esta:

— Eso es perder el tiempo. Todas esas revisticas tienen un sistema infalible para lograr financiamientos de los despilfarradores neo marxistas. Lo primero que hacen es invitar a colaborar a agentes castristas que han llegado a estas costas disfrazados de opositores. Casi siempre son miembros de los aguerridos CDRs de poetas de provincias en el exilio. Son unos personajes que se dedican a defender al Partido Demócrata y a diseminar la ideíta malsana de que los neo marxistas americanos son lo peor que le puede pasar al castrismo. Para compensar, claro está, esas revisticas invitan a unos cuantos librepensadores a publicar en sus pantallas y los usan, de inicio, como prueba del carácter centrista y plural de la publicación. En cuanto uno de esos librepensadores se sale del plato, y escribe algo que realmente molesta a la agenda neo marxista, lo censuran y usan esa censura para demostrarles a los posibles financiadores neo marxistas que esa publicación sí se toma muy en serio la defensa de sus intereses ideológicos. Si el escritor censurado se queja, entonces recurren a la manida receta de que se trata de un tipo con un ego tan grande que no concibe la idea de que le rechacen un texto por razones puramente editoriales. De esa forma, como quiera que te pongas, la revistica gana. Créeme, es perder el tiempo.

Unas semanas después de ese intercambio, que quizás ustedes ya han imaginado, me escribió el amigo de un amigo para decirme que trabajaba en Hypermedia Magazine y que andaban buscando escritores de calibre para levantarle el perfil editorial a la revista. Entre elogios innecesarios, y la tristeza de no poder pagar por las colaboraciones mientras no les llegara el “grant” que estaban pidiendo, el amigo de un amigo me invitó a colaborar con ellos.

Mi respuesta, en esos casos, siempre es la misma: claro que sí, cómo que no, siéntanse libres, por favor, de publicar en el sitio de ustedes cualquiera de los textos que yo publico en mi blog. Solo tiene que copiar y pegar. Para más, pueden hacerlo sin tener que hacer referencia alguna a la publicación original.

Eso habría bastado para quitármelos de encima; pero el amigo de un amigo insistió en que, al menos de inicio, a Hypermedia le gustaría publicar unos cuantos textos originales míos para, de esa forma, establecer las bases de la colaboración.

Por esos días yo le estaba dando los toques finales a un artículo —titulado “La última investigación”— sobre el asesinato de John F. Kennedy. Así que decidí enviárselos con la aclaración de que era muy largo y que, por eso, les rogaba que si decidían no publicarlo me lo hicieran saber cuanto antes para entonces ponerlo en mi blog.

Decidieron publicarlo. Me enviaron el link. Leí aquello y descubrí, con asombro, que el texto había sido mutilado hasta hacerlo no solo incomprensible, sino hasta lograr que perdiera toda su originalidad e interés. Sonreí. Sacudí la cabeza para no ver la larga mano, una vez más, y decidí escribirles. Les expliqué por qué el texto publicado había perdido toda su lógica interna y les pedí, por favor, que lo sacaran de circulación.

La respuesta de Hypermedia fue restaurar el texto a su versión original, pero eso no impidió que el incidente me dejara un mal sabor en la boca. Una de las cosas que más me llamó la atención fue que la persona que editó el texto decidió, sin que mediara racionalidad alguna, eliminar un pasaje en el que yo identifico a Fidel Castro como “el sátrapa cubano”. Digo sin que mediara racionalidad alguna porque si hay una palabra que describe a Fidel Castro en cuerpo y alma es, precisamente, la palabra sátrapa.

Eso me llevó a preguntarle al amigo de un amigo sobre quién había sido esa persona que tanto había confundido la edición con el tijereteo. La respuesta que recibí me dejó boquiabierto de asombro y falta de aire. Resulta que el dizque editor de Hypermedia Magazine es una señora que vive en Cuba, que se llama Royma Cañas y que se formó, como experta en tijeras, nada más y nada menos que en la tristemente célebre editorial “Ciencias Sociales”, ese engendro del castrismo que es famoso por haber convertido la censura en una ciencia social y exacta.

Asumiendo lo mejor —que la señora Royma es una pobre infeliz que se busca sus chavitos (con Hypermedia) entre colas y apagones— me pareció absurdo que alguien decidiera usarla para editar una revista publicada en el mundo libre.

Me pareció absurdo porque la libertad no es una decisión, la libertad es una forma de pensar y actuar que solo surge, en algunos casos, cuando las personas llevan mucho tiempo teniendo la opción de pensar y actuar en libertad.

Poner a una persona que vive en Cuba, como la tal Royma, a editar el texto de una persona que lleva la mayor parte de su vida adulta viviendo en libertad, como yo, es pretender que un gato casero y capado pueda darle clases de cacería a un tigre salvaje.

Con ese absurdo como referencia, con el sátrapa borrado, y con el texto sobre Kennedy mutilado, me di a la tarea de prestarle un poco más de atención a las cosas que se publican en Hypermedia Magazine y, sobre todo, a averiguar si la tal Royma se dedica, además de dar tijeras, a pasar por escritora.

Descubrí, sin asombro, dos cosas. Una fue que en Hypermedia Magazine campea por sus respetos un gordito vestido con un pulóver de “I walk the line”. Un personaje que tiene tremenda cara de chivato, gasta gestos de chivato, usa palabras de chivato, y tiene una de esas miradas que ya quisieran para sí muchos chivatos castristas. Un gordito que, claro está, parece haber sido amamantado por Vilma Espín, o por la Pelosi, y que escupe, cada vez que habla, leche neo marxista.

La otra cosa que descubrí, también sin asombro, fue que la tal Royma alterna como escritora y, en esas funciones, se le fue un texto en el que hizo uso de lo mejor de una técnica que la antigua KGB definió como “desinfle moral de las acciones enemigas”. La pobrecita, a lo mejor lo hizo sin saber de dónde salieron sus palabras; pero lo cierto es que escribió un artículo en el que se quejó de que existiera una campaña de solidaridad para con un opositor cubano mientras que otro opositor, que estaba enfermo, no recibió una solidaridad idéntica.

Para los desentendidos en esos temas: se trata de algo más que un reclamo de solidaridad igualitaria y por la libreta. Se trata de hacerles sentir a los exiliados cubanos que, por mucho que ayuden a tantos, su enorme solidaridad siempre podrá ser presentada bajo una luz negativa porque nunca va a alcanzar, por más que lo intenten, a ayudar a todos al mismo tiempo y de la misma forma. Con argumentos como los de Royma, cualquiera solidaridad puede ser desinflada moralmente. Ese es el objetivo.

Con todas esas informaciones de fondo, la hipótesis de trabajo que se me ocurrió fue que Hypermedia Magazine había sido penetrada por algunos chupamedias castristas y neo marxistas.

Como tengo una formación científica, decidí usar esa hipótesis de trabajo para predecir el posible resultado de un experimento que puede ser formalizado así: un texto realmente molesto para los neo marxistas, lejos de ser rechazado por Hypermedia bajo el socorrido argumento de su extensión, generaría la esperada respuesta hormonal, matricial y descamatoria de una ideología dolida en sus más profundas entrañas.

Si de algo me precio en esta vida es que siempre he sabido, incluso cuando vivía en Cuba, como darles a los marxistas donde más les duele. Fui entrenado por mi padre en ese arte y, cada vez que lo he usado he podido comprobar, riendo para mis adentros, que los pongo a parir por la boca. Así es que decidí usar ese entrenamiento para hacer saltar a los neo marxistas y chupamedias de Hypermedia.

Escribí una serie de artículos titulados “Palabras traidoras” y reí mucho, para mis adentros, cuando terminé de escribir los correspondientes a las palabras “Capitalismo” y “Comunismo”. Supe, o intuí, que eso dos tocarían nervios y harían saltar de dolor a nuestros aguerridos castristas y neo marxistas. No me equivoqué.

Como esperaba, Hypermedia rechazó los textos y, también como esperaba, no lo hizo bajo las socorridas justificaciones de que eran muy largos, o que encajaban mejor con el perfil de mi blog. En plena concordancia con la hipótesis experimental, los neo marxistas de Hypermedia saltaron de dolor y se descamaron en una jaculatoria para rechazar y decir lo siguiente sobre el texto:

“… la intención ideológica supera la intención de análisis. Y, de facto, discrimina a la mitad de lectores posibles del texto, porque parte de una posición polarizada: nosotros tenemos la razón, ustedes no.

Mi respuesta, entre risas mal contenidas, fue esta:

“… decir que el texto discrimina es tan absurdo, e infantil, como decir que los luchadores contra el Apartheid discriminaban a los “pobres” blancos sudafricanos que defendían esa barbaridad. El texto denuncia una muy vieja discriminación basada no en el color de la piel, sino en la capacidad para generar riqueza. Esa denuncia, para ser efectiva y sincera, tiene que llevar, necesariamente, un mensaje de “nosotros tenemos la razón, ustedes no”. ¿Sería alguien capaz de imaginar una denuncia contra el Apartheid diciendo “nosotros tenemos la razón, pero es posible que ustedes también”? Igual, todo texto que denuncie a una ideología es, por definición, un texto con intenciones ideológicas que también tiene que estar, necesariamente, polarizado. Digo necesariamente porque todas las ideologías, incluida la que este texto denuncia, tienen como una de sus características esenciales la polarización. Uno de los trucos más viejos usados por los intolerantes es ese de pedir tolerancia, o de acusar a los que denuncian la intolerancia de reproducirla con su denuncia. Resulta asombroso que, a estas alturas del juego, algunos sigan cayendo en la trampa de ese truco. Esa mitad de lectores que podrían sentirse “discriminados” —cifra muy exagerada, por demás— tienen todo el derecho de este mundo a escribir un texto de respuesta y a publicarlo donde mejor les parezca, incluida Hypermedia Magazine. En ninguna oración de mi texto interfiero, o pido interferir, con ese derecho. ¿Dónde está, entonces, ese trato desigual que yace en el centro del verbo discriminar? Yo no lo veo por ninguna parte, y me cuesta mucho trabajo entender que lo vean personas dedicadas al oficio de editar.”

En fin, L.Q.Q.D., o lo que queda demostrado: siempre supe que la denuncia del marxismo como una ideología racista los iba a poner muy bravitos. Y siempre supe que, si eso sucedía, Hypermedia Magazine mostraría sus verdaderos colores de publicación penetrada por castristas y neo marxistas.

También, claro está, Q.E.P.D., o que en paz descanse: porque Hypermedia Magazine se suma a la larga lista de publicaciones del exilio cubano que han perecido bajo la tenaza neutralizadora; o bajo la mordida cruzada del diente oxidado de los infiltrados castristas, y la muela con filo de los financiamientos neo marxistas a través de instituciones como la NED, la USIA, y un largo etcétera.

De más está decir que Hypermedia Magazine recibirá su tan añorado “grant”. Ahora mismo Soros acaba de comprar casi todas las estaciones de radio del sur de la Florida que se oponen al neo marxismo. Con esa información de fondo, es fácil predecir que Hypermedia Magazine pronto será financiada. Tendrán plata y, como tantas otras publicaciones del exilio cubano, publicarán tonterías que solo serán leídas por la claque que la sustenta y parasita.

Es una pena.

Acerca de reynelaguilera

La Habana, 1963. Médico. Bioquímico. Escritor. Desde 1995 vive en Montreal.
Esta entrada fue publicada en Cuba. Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a Hyper chupamedias en Hypermedia

  1. aga dijo:

    ¡Contundente! ¡Demoledor! ¡Certero! ¡Implacable! y, como ya se me acabaron los adjetivos, sólo me quedan las interjecciones: ¡Ah! ¡Uy! ¡Ñó!, etc. Cómo gozo con lo que escribes, carajo: muito obrigado. Seguramente sabes que detrás de Hypermedia (y de El Estornudo y de cuanto se mueva en la onda cubiche) están Rafael Rojas y su pandilla. Acabo de leer algo de Callejas Velázquez, donde refuta que Castro era comunista desde antes del 59. Traté de mandártelo, pero no supe cómo porque me llegó por Messenger. Quizás lo puedas buscar directamente en su Ego de Kaska. Abrazos de creciente admiración y reafirmada amistad, Alesso ________________________________

    • Si la izquierda no fuera tan implacable en el uso del dinero ajeno, para la propaganda, yo haría el esfuerzo de explicarle al Rafa, y a sus manejadores, por qué están perdiendo tiempo, plata y energía con esas revisticas de tres por kilo. Pero mejor es dejarlos que se “destarren”.
      No he leído lo de Callejas (¿es familia del occiso?). Si el texto es reciente, creo hay que esperar para que salga en los buscadores.
      Esas historias de si FC era o no era comunista antes del bautizo o la primera comunión a mí siempre me han dado mucha risa. La esencia de esas historias siempre es que FC era una bola (de churre) y los comunistas eran cubos bien cuadrados y, como los cubos y las bolas no cuadran, entonces FC nunca pudo haber sido comunista.
      La idea que me gusta introducir en esos análisis tan profundos, sin mucho éxito, es que un conjunto de cubos puede ser organizado para crear una canal, algo que, claro está, no se puede hacer con un conjunto de bolas.
      Cuando los cubos se organizan en una canal, y una bola empieza a desplazarse por esa canal, esa bola pierde una parte importante de su condición esférica, esa que le permite rodar para donde le dé su real gana, y empieza a tener un comportamiento rectilíneo o de trayectoria predecible.
      A mí me importa un bledo si FC era o no era comunista, si estaba o no estaba dispuesto a reconocerlo, o si se sintió como tal en algún momento de su vida. De hecho, los psicópatas casi nunca son, los psicópatas casi siempre devienen según las circunstancias.
      Lo que yo sí sé, porque ahí están los tozudos hechos para demostrarlo, es que cada vez que FC tuvo que entrar por la canal lo hizo sin quejarse, agachadito, de espalda, y engrasado.

  2. Alexa Garib dijo:

    Da asco!!! La intencion de un author deberia ser la que el autor y su audiencia decidan..Muchas veces el author tiene una intencion y la audiencia capta otra y eso es lo que deberia prevalecer;»La libertad»….Pero es que esta gente ya quiere controlar como pensamos..muy tipico de Cuba donde se castiga el pensar hacer algo… The people that conform to the authority receive all the grants, prizes, and recognition…Probablemente a ellos les gusta tu estilo y tu grandeza como escritor, pero te estan dejando saber sutilmente que les gustaria que lo hicieses bajo una ideologia diferente…Esto me recuerda al poema de Jose Marti: «Yugo y Estrella»……Es recuperable todo esto..???

    • Hay muchos bobitos en el exilio que se creen que porque reciben plata de la comunidad de Inteligencia de los EE. UU. (casi siempre de la CIA) ya no pueden ser tildados de ñángaras. Ignoran los muy tontos que esa comunidad de Inteligencia siempre ha financiado medios de izquierda y que lo hace, entre otras cosas, porque nació penetrada por la izquierda.

  3. Adri Bosch dijo:

    Hace como 2 años rebloguee un articulo de Hypermedia Magazine,pasó más de un años y un dia recibo un mensaje privado por Facebook que eleminara de mi blog la publicación ,debo decir que ni recordaba ,tampoco sabia quien era el que me lo pedia .
    Le pregunté porque? y respondió que era lo que le habían dicho que hiciera 😉
    Le contesté que tenia amigos periodistas en el exilio que me enviaban sus notas y que nunca deje de difundir mencionando la fuente ,el periodista ,jamás tuve un problema.
    Me volvió a repetir que por favor lo haga ,sino tomarian otras medidas .
    No lo comprendi , ahora leyendo tu nota , no necesito nada más .Gracias

  4. Pingback: Hyper chupamedias en Hypermedia – El Singrant

  5. Alexander dijo:

    Genial

  6. pedrin dijo:

    muy bueno Cesar, elegante.

  7. Salvo la analogía del Apartheid, concuerdo. Rialta, Hypermedia, El Toque… todo es basura 🗑

  8. pedrin dijo:

    la gente en cuba ahora esta pidiendo el fin del servicio militar obligatorio, al menos estan tomando conciencia de que los jovenes solo le sirven al tirano para sus fechorias, que son la masa que mantiene a esos abusadores en el poder.

    • Desde hace mucho tiempo me ha llamado la atención que la opocisión y el exilio ni hubieran creado una campaña en contra del Servicio Militar Obligatorio. Creo que va siendo hora de hacerlo.

      • pedrin dijo:

        el SMO (creo que antes te lo habia comentado) fue quizas la jugada maestra del criminal en jefe, rodearse de jovenes, por todas las esquinas, en caso de ser atacado siempre podria culpar al «enemigo» de que mataron a los jovenes inocentes que murieron y bla bla bla bla, lo que a el le gustaba el discurso baboso de dormir pueblos.

  9. Alexa Garib dijo:

    Hola Cesar, te vi ayer en America TV con Cao, me gusto mucho tu intervencion….!!!!

    Seguro que ya viste este articulo pero igual te lo mando.
    No es peer-review…

    Aqui solo el abstract:
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35436552/

    Aqui el articulo completo:
    https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S027869152200206X

    • Muchas gracias Alexa. Leeré esos artículos en cuanto tenga un tiempito, ahora ando corriendo. Lo que llama la atención en toda esta historia es la escasa voluntad para evaluar todos los efectos de esas vacunas.

  10. Alexa Garib dijo:

    Esto fue en Febrero, esta interesante la exposicion de esta doctora about the excess deaths in 2021

  11. Adri Bosch dijo:

    Te vi ayer muy buena entrevista con Cao 🏆

  12. Nunca mencionas q Mandela era un terrorista ¿por qué?

    • Hoy en día cualquier lucha real contra cualquier injusticia real enseguida es tildada de terrorista. Mira a los padres que se oponen al adoctrinamiento de sus hijos en las escuelas de los EE. UU., enseguida fueron catalogados de terroristas. El apartheid fue algo tan injusto, que me parece bien cualquier forma de lucha contra él.

      • Te vas por las ramas. La historia de South Africa y Rhodesia contradice tu afirmación. Zimbabwe y South Africa están mucho peor (en todos los sentidos) que cuando gobernaban los blancos. Con respecto a Mandela y su historial terrorista, la comparación es absurda. (Aunque te concedo q vivimos bajo un régimen autoritario, no tan autoritario como el de Canadá, pero en camino de si el movimiento MAGA no gana las intermedias.)

      • Más que irme por las ramas, me agarro a un rayo de luna.
        Mi definición de terrorismo es el uso específico de la población civil como blanco de una violencia diseñada para aterrorizar, específicamente, a esa población civil.
        Muchos corren hoy a definir cualquier acto de violencia que afecte a una población civil como un acto de terrorismo. Gritan ¡Terrorismo! aunque esa violencia no haya sido diseñada para usar a la población civil como un blanco específico.
        No conozco bien la lucha del ANC y compañía contra el Apartheid, y no tengo tiempo ahora para estudiarla. No sé hasta qué punto la población civil sudafricana fue un blanco específico.
        Lo que sí sé es que, después del 11 de septiembre, cualquier violencia que no sea de la izquierda es una violencia que enseguida es tildada por la izquierda de terrorismo, incluidos los pacíficos padres que luchan contra el adoctrinamiento de esa izquierda.
        Por eso creo que debemos ser muy cuidadoso a la hora de identificar a alguien como terrorista.
        En el caso de Mandela, repito, no sé; pero sí estoy claro en que el Apartheid fue una monstruosidad tal que casi justifica cualquier forma de lucha contra ella.
        Usar el argumento de que Sudáfrica está peor hoy que con el Apartheid me parece absurdo, aunque sea verdad. Los nazis justificaron muchas de sus atrocidades bajo la idea de que Alemania estaba mejor con ellos que antes. Los animales en cautiverio viven más y mejor que los que viven en libertad, pero cuando les abren las rejas casi todos escapan de sus jaulas. La población penal de los EE. UU. tiene una más alta esperanza de vida que la población similar (socioeconómicamente) que viven en libertad, pero no por eso quiere estar presa.
        La idea del bienestar ha sido asquerosamente usada para entrampar a incautos, y es otra de esas ideas que debemos ser muy cuidadosos a la hora de usar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s