Una gigantesca Trampa 22

Para los no familiarizados, el término Trampa 22, o en inglés Catch 22, tiene su origen en la novela homónima del escritor americano Joseph Heller y se refiere, de una forma humorística, a esas situaciones o engañifas de las que no podemos salir sin correr el riesgo de hundirnos aún más en ellas.

En el libro de marras la trampa está representada por el hecho de que los locos no pueden pilotar aviones de guerra; pero si un piloto dice estar loco, para no pilotar, está intentando salvar su vida y, por tanto, no está tan loco como dice estarlo. Por esa razón se le niega la baja de servicio; pero, como dijo estar loco, se le envía a una de esas unidades de combate que están llenas de locos.

Ayer fue el primer debate presidencial de los EE UU, con vistas a las elecciones del próximo 3 de noviembre y, mientras lo veía pensé, o terminé al fin comprobando, que los últimos cuatro años de la presidencia de Donald Trump han sido una gigantesca Trampa 22.

Si miramos a esos cuatro años desde una perspectiva relajada o desinteresada podemos observar, sin mucho esfuerzo, los eslabones de una gigantesca engañifa. O sea, la concatenación de una serie de situaciones concebidas para que el presidente Trump se hundiera aún más, en los pantanos de Washington, mientras intentara salir de ellas.

De inicio buscaron a una trabajadora sexual que estuviera dispuesta a acusar al recién electo presidente de cuanta cosa una trabajadora sexual es capaz de acusar a un ser humano.

Si el presidente guardaba silencio, lo presentaban como una aceptación tácita de la acusación; pero si intentaba defenderse entonces lo presentaban como un monstruo misógino atacando a una pobre dama compungida y al abogado, un bandido convertido en caballero, que intentaba defenderla.

Como quiera que te pongas –parecían decir los enemigos del presidente– tendrás que llorar”.

En cuanto esa situación pasó, sacaron del horno un pastel que ya llevaban tiempo cocinando, y acusaron al presidente de haber entrado en colusión con Rusia para ganar las elecciones.

Una vez más, si el presidente aceptaba esa mascarada y se prestaba para ser interrogado –por los mismos que inventaron el dossier de la trama rusa– usarían eso como prueba de que estaba cooperando con la justicia y, bueno, ustedes saben, lo estaba haciendo para atenuar las penas.

La alternativa, o que el presidente los enviara a freír espárragos, también podía ser usada para esgrimir una obstrucción a la justicia y así enviarlo a un proceso de destitución que también podría ser presentado, sin mucho esfuerzo periodístico, como una prueba fehaciente de su culpabilidad.

Si no te mueves, te duele –parecían decir los enemigos del presidente– y si te mueves, te duele más”.

El próximo eslabón de esa cadena de trampas fue una invasión migratoria a través de la frontera de México con los EE UU. Una jugada concebida para presentar al presidente como un salvaje inhumano, si se negaba a que esos inmigrantes entraran; o como un mentiroso incapaz de cumplir sus promesas electorales, si los dejaba entrar.

Palos porque remas –parecían decir los enemigos del presidente– y palos porque no remas”.

A pesar de todo eso, la economía americana empezó a ir en ascenso. La varita mágica, que el anterior presidente usó como un sarcasmo, empezó a funcionar muy bien en manos de Trump.

Así iban las cosas cuando llegaron las primeras noticias del virus chino; y, en cuanto el presidente quiso detener la entrada de ciudadanos de ese país en los EE UU lo acusaron, con golpes de pecho y espumitas en las bocas, de ser un despreciable xenófobo incapaz de entender las nobles aspiraciones y contribuciones de los visitantes e inmigrantes de esa gloriosa nación asiática.

Muchos chinos siguieron entrando y las elementales medidas epidemiológicas, que sirven para evitar males mayores, como no ingresar pacientes infestados en los hogares de ancianos, no fueron cumplidas. Igual, las ofertas de ayudas del gobierno federal solo fueron aceptadas in extremis, para así poder presentarlas, claro está, como tardías e ineficientes.

Nos da lo mismo –parecían decir los enemigos del presidente– que te llames Pascual Angulo o Angulo Pascual”.

Sin desanimarse por tan larga cadena de Trampas 22 el presidente logró, a finales de marzo de este año, negociar un paquete de ayuda financiera a los damnificados por el virus chino e iniciar así, como parece ser que solo él sabe hacerlo, una recuperación económica que para sus enemigos tuvo más de ofensa que de celebración.

Fue entonces que un trabajador en el consumo y la distribución de sustancias ilícitas falleció durante un arresto y fue convertido, por arte de birlibirloque, en un santo varón y en el estandarte de unas protestas que se extendieron, con y como el fuego, en los mismos estados que hasta ese momento habían decidido cancelar sus economías para “luchar” contra el virus chino.

Una vez más, la trampa fue que, si el presidente enviaba la Guardia Nacional, para acabar con esos actos vandálicos en unas cuantas horas, sería presentado como un fascista. Pero, si no lo hacía, sería presentado entonces como un pusilánime incapaz de imponer el orden, y como el blanco de una ira popular que nunca pasaría, a pesar de todos los esfuerzos de CNN y el New York Times, de una caterva de desadaptados moviéndose de un estado al otro.

Aunque prefieras las papas –parecían decir los enemigos del presidente– lo tuyo es el Mondolongo”.

En medio de toda esa hecatombe artificial Donald Trump ha conservado la sangre fría y ha intentado, en los últimos meses, negociar un segundo y necesario paquete de ayuda financiera para los afectados por el virus chino. Una medida necesaria para reactivar la economía y mantener esa creación de puestos de trabajos que tanto molesta a sus enemigos.

Por desgracia para el pueblo estadounidense, los enemigos de Donald Trump decidieron condicionar la aceptación, de ese segundo paquete de ayuda, a demandas que son inalcanzables, que tienen más que ver con la nefasta práctica del clientelismo político y que terminarían, por su extensión y costo, destruyendo la economía que se pretende salvar.

En todo eso pensaba ayer mientras veía el debate presidencial. Sobre todo, cuando un balbuceante Joe Biden se atrevió a decir que Donald Trump sería el único presidente de la historia que dejaría su puesto con una tasa de desempleo superior a la que tuvo cuando fue elegido.

Esa frase me llamó mucho la atención y por dos razones, la primera porque puede indicar que la cifra de creación de puestos de trabajo para el mes de septiembre, que debe ser anunciada dentro de poco, no sea tan alta como la de los últimos meses y que, de alguna forma, la información fue filtrada al campamento de Joe Biden.

La otra razón es porque, de ser así, y la creación de puestos de trabajo para el mes de septiembre no es como la de los meses anteriores, entonces tendríamos que reconocer que al fin los enemigos de Donald Trump tuvieron una Trampa 22, la negación del segundo paquete de ayuda, que les funcionó.

Hasta aquí tengo que reconocer que durante estos cuatro años me he divertido mucho viendo como a un tipo lo llevan a la martingala y logra, de una forma u otra, seguir ganando o al menos no perdiendo.

A pesar de lo cuestionables que puedan ser todas esas Trampas 22, desde el punto de vista ético, no he podido dejar de reconocer que el presidente Trump siempre supo a lo que se enfrentaría en caso de ser elegido y que, cualquier precio personal que pueda pagar está, de alguna forma, calculado de antemano.

Lo que sí me parece triste, o éticamente inaceptable, es que un grupo de políticos decidan tornar a su propio pueblo en el daño colateral de su contienda ideológica, o de su odio, contra un presidente legal y limpiamente elegido por ese pueblo. Esa me parece una acción que impide adjudicarle el calificativo de decente a una persona, o a un grupo de personas.

Espero estar equivocado, espero que dentro de poco las cifras de la creación de empleos en los EE UU, para el mes de septiembre, sean como las de los meses anteriores y esa Trampa 22 tampoco les haya funcionado a los enemigos del presidente Trump. Espero seguir pensando que son personas decentes.

De no ser así, tengo que reconocer que sentiría mucha más preocupación que asco; porque como cubano que soy me consta, de la forma más dolorosa que algo pueda constar, que, en política, cuando la decencia salta por las ventanas, casi siempre es porque los comunistas entraron por la puerta.

Nota añadida:

Dos días después de publicado este post, el Departamento del Trabajo de los EE UU publicó las cifras de creación de empleos para el mes de septiembre.

Como predije, y como pueden ver en el gráfico del enlace que aparece arriba, la creación de empleos no fue tan fuerte como en los meses anteriores.

Una simple extrapolación de la creación de empleos en los meses de mayo, junio, julio y agosto, indicaría que Joe Biden no pudo haber tenido ninguna razón, matemática o estadística, para asegurar con tanta vehemencia que Donald Trump sería el primer presidente en terminar sus cuatro años de mandato con una tasa de desempleo superior a la que existía cuando llegó a la presidencia.

Incluso en presencia del boicot del Partido Demócrata, al segundo paquete de ayuda a los afectados por la epidemia del virus chino, era imposible predecir que la creación de empleos se comportaría de una forma tan pobre como lo hizo en el mes de septiembre.

Todo esto le da fuerza a la hipótesis de que las cifras para ese mes fueron del conocimiento del equipo de Joe Biden antes del primer debate presidencial.

No sé si eso sea algo sancionado por la ley, lo que sí sé es que esas cifras siempre se mantienen en secreto, porque su conocimiento con antelación puede ser usado, por delincuentes, para la especulación bursátil con ventajas ilegales.

La otra cosa que también sé es que el boicot del Partido Demócrata, al segundo paquete de ayuda a los afectados por el virus, y su efecto sobre la economía americana, es una prueba clara de que ese partido político decidió usar al pueblo estadounidense, como un daño colateral, en su absurda campaña de odio contra el presidente de los Estados Unidos.

En mi opinión, eso rebasa todos los límites de la decencia política y humana.

Acerca de reynelaguilera

La Habana, 1963. Médico. Bioquímico. Escritor. Desde 1995 vive en Montreal.
Esta entrada fue publicada en Cuba. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Una gigantesca Trampa 22

  1. Pedrin dijo:

    Usted con esa agudeza, gracias.

    Es increible como se han orinado literalmente en la voluntad del pueblo americano, como quieren imponer su agenda a como de lugar, son una plaga social q erradicarla implica un esfuerzo a veces imposible de hacer, a largo plazo, estamos condenados como especie?

    • Muchas gracias, y no, no creo que sea tan difícil salir de esa plaga. Noviembre está cerca.

      • pedrin dijo:

        de todas formas, ganando noviembre (Trump) no significa que “ellos” seran eliminados como fuerza social o politica, siguen ahi, en las sombras, con sus planes a cuestas.

      • Creo que este es el canto de cisne de todo eso. Si Trump gana en noviembre, como debe ganar, y levanta la economía como parece poder hacerlo, lo más probable es que le sigan un par de mandatos republicanos. Si eso pasa, la izquierda será borrada por el salto económico que dará el país.

  2. pedrin dijo:

    reynel,
    creo en la teoria que usted plantea del gran salto economico, pero esta vez, para que ello sea posible, creo que eeuu debe amarrar a china bien cortico, demostrarle quien es realmente el capataz planetario.
    Los chinos, creo yo, nunca se atrevieron a tanto, esto del Covid19 fue un ataque a eeuu envestido en una pandemia (para no darle pie a eeuu a declarar una guerra), ahora en segunda vuelta espero que Trump ya saque definitivamente el cuchillo y se lo ensene a los narras, el salto solo se puede dar asi, teniendo a estos y los rusos bien controladitos, haciendo como Reagan “un llamado a la comunidad cientifica de eeuu para “el gran salto adelante”” (que feo suena eso no?)

    • China es un tigre de papel, y Rusia tiene un PIB equivalente al del estado de Nueva York. Los chinos saben que Trump le sacó el tapón a la bañera, y que es cuestión de tiempo que se queden sin burbujitas. El juego que esos países están jugando es un juego de 30 a 50 años por delante, y en ese juego, EE UU todavía tiene 100 años de ventaja.

      • pedrin dijo:

        es lo que yo le comento a mis amistades, los imperios no ven el mundo con la perspectiva “vamos a sentarnos para ver que va a pasar manana” ( o sea a corto plazo) sino con el ojo avizor de “donde estaremos en 100 años” para poder seguir a la cabeza del juego, pero quizas no me entienden lo que les comunico. Verlo con la perpectiva “manana” es de vision pobre y mucho riesgo para jugar a ser imperio, te llevaria al desastre y la improvisacion constante, cosa que ya sabemos a donde nos guia (nosotros sin tener poder ni haber sido imperio sabemos de sobra lo que es un improvisador (y bastante malo) en el trono absoluto).
        Buen dia. Suerte.

      • Tiene razón, Pedrín, sin una visión a largo plazo, todo se hunde.

  3. Lazaro Jordan dijo:

    Muy bueno, también, por supuesto los reportes de setiembre fueron favorables y no cayó en la trampa. Te faltó referirte al Impeachment, que también fue otra trampa que le tendieron y que salió mejor que lo que pensaban.

    >

  4. habanera1 dijo:

    …y entonces ya sabemos que decentes no son y que los comunistas entraron por la puerta.
    Realmente no veo relación alguna entre la decencia y el comunismo, pero bueno, sigo la linea de separarlos como aparecen en el articulo.
    Siempre he creído que a Trump le harían falta varios asesores comunistas, de esos arrepentidos pero bien traperos, bien tránsfugas, traidores hasta de su madre, de esos buenos para el dańo, sin moral y obvio, sin decencia. Los politicos interesados en Mantener America Grande debieran conocer mejor a su enemigo, que es artero, inmoral y perseverante y creo que algunos eventos de la mas reciente contienda, así lo demuestran. Yo siempre recuerdo mucho aquella frase dicha “por no se quien” y que parafraseada nos viene ahora como anillo al dedo: “Al los comunistas no se le puede dar….. ni un tantito así”. Noviembre nos hará libres o liebres!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s