La Ciberclaria en Jefe

claria-cebrasnos

Hace ya varios años publiqué una serie de artículos titulados Razones de Angola. En cuanto empezaron a salir comenté con algunos amigos que en la medida que la serie avanzara era posible que el conejo saltara de la cueva.  Por conejo me refería, desde luego, a ese devorador de Moringa que también conocemos como Fidel Castro.

Semanas después, y ya con la serie casi por la mitad, el susodicho publicó una de sus irreflexivas reflexiones y aprovechó, como quien no quiere las cosas, para enmendarle la plana a la idea central de mis artículos. Enseguida varios amigos me llamaron para reírnos juntos; uno de ellos, mi estimado Enrique del Risco, llegó incluso a referirse al hecho en un texto titulado Magia.

Cuando eso sucedió, y a pesar de aquella predicción inicial, pensé que bien podría tratarse de otra de esas tantas coincidencias que a cada rato adornan nuestras vidas. Poco tiempo después, sin embargo, la televisión castrista sacó una serie de esos programas de adoctrinamiento ideológico que ellos disfrazan como estudios históricos y la titularon, sin mucha imaginación, Razones de Cuba.

Lo predicho, la irreflexión publicada y el programita de la tele sumaron los tres famosos “strikes” y me obligaron a indagar, allá en La Habana, si era posible que Fidel Castro dedicara los últimos días de su vida a perder el tiempo en el internet. Las respuestas a esas indagaciones tardan en llegar; pero al final me respondieron que el tipo vivía pegado al internet y que se iba a morir leyendo todo lo que tuviera que ver con su sagrada imagen, con su glorioso legado histórico, con su valentía, su inteligencia, virilidad y otros etcéteras.

Eso no me extrañó, pero había más. El tipo le había dado la orden al grupo de Medidas Activas de la Seguridad del Estado de crear un ejército de “troles” para contrarrestar los efectos de la llamada blogosfera anticastrista. Eso tampoco me sorprendió, pero lo que me dijeron después sí me dejó pensando: Para dar el ejemplo el tipo había decidido construirse, con la ayuda de un par de “tracatanes”, su propio blog anónimo.

Esa última noticia la tomé como el origen de una pregunta y de un ejercicio intelectual mucho más cercano a la diversión que a cualquier otra cosa: ¿Cómo sería un blog anónimo de Fidel Castro?  La respuesta, claro está, pasa por el hecho de que el susodicho es un psicópata de libro.

A partir de ese diagnóstico de psicopatía es fácil imaginar un blog manipulativo, mentiroso, verborreico, lleno de  referencias narcisistas al Líder Máximo y de una bajeza evidente para todos aquellos que sean capaces de ver por debajo de la falsa bondad. Ya fuera del diagnóstico, y teniendo en cuenta la historia personal de Fidel Castro, sería un blog misógino, racista y de un antiamericanismo irracional que combinaría a retazos las embestidas generales contra el llamado Imperio y los ataques puntuales contra funcionarios e instituciones del gobierno de los EEUU.

No soy, por razones obvias, un lector asiduo de los blogs castristas ni de esos “troles” que ya los cubanos han aprendido a identificar con el sugerente nombre de Ciberclarias. En general me provocan unas nauseas existenciales que prefiero evitar. Por desgracia no hace falta leerlos para identificar cuál de ellos podría ser el de la Ciberclaria en Jefe. Basta seguir el rastro de alguna de esas bajezas que alcanzan a dejarnos, cuando ya nos creíamos inmunes, con el asombro infinito de una vergüenza ajena.

Así, de nauseas en nauseas, fui a dar con una joya titulada Palabras entre el café, un blog supuestamente escrito por un tal Julio (por el 26) Alejandro (por Fidel) Gómez (¿por Máximo?). Un sitio lleno de palabrería bondadosa sobre la tolerancia de la revolución, los hermosos logros del castrismo, la calmada y agradable valentía de los cubanos y el carácter inconmovible de los sagrados principios de la Patria castrista y castrada.

Parafraseando a Graham Greene, palabras entre el café es un reservorio de textos que parecen escritos por “un hombre puro como Lucifer”. Porque en medio de tanta bondad fingida, y de tanta verborrea pre-empacada encontramos, como era de esperarse, la ignominia de un ataque decrépito, sucio, racista y misógino contra Laritza Diversent. Un intento de desprestigiar a esa abogada opositora echando manos a imágenes y argumentos que solo un tarado emocional podría usar sin percatarse de que se está degradando a sí mismo. Típico de Fidel Castro, se podría pensar, pero no por eso confirmatorio.

Durante la visita de Obama a Cuba volví a recordar el blog de marras. La razón de haberlo hecho descansa en la idea de que, más allá de la política y de la Historia, la visita del presidente de los EE UU es el golpe más duro que han recibido el egocentrismo y la sensación de grandiosa auto-valía que siempre han caracterizado a Fidel Castro. Desde una perspectiva puramente psicológica la visita de Obama es devastadora para el ego de la Ciberclaria en Jefe. No se trata de que un mulato “cool” y cincuentón se haya robado el show durante unas cuantas horas. No, de lo que se trata es de un enterramiento en vida después de más de 56 años de implacable culto a la personalidad.

Pensé que el blog del supuesto Julio Alejandro Gómez reaccionaría de alguna forma a la visita de Obama, y no me defraudó. Lo hizo el viernes pasado con una cartica plañidera, llena de lugares comunes y con unos elogios al Líder Máximo que parecen sacados de la propia inconsciencia del alabado. Casi nunca dejo comentarios en los blogs castristas. No lo hago por la sencilla razón de que casi nunca los leo y cuando lo he hecho, y he decidido dejar un comentario, sencillamente no lo publican. Pero esta vez, como los estaba esperando, decidí intentarlo y escribí, sin mucha esperanza y sin dejar ver mis intenciones, lo siguiente:

La esbirromanía confundida. Obama les promete más chucherías para la jabita y todavía siguen molestos. Malagradecidos. Y tontos. No se dan cuenta que parasitar a USA es mucho más productivo que hacerlo con el pueblo cubano, con la URSS o con Venezuela. Sobre todo ahora que Brasil (el próximo hospedero que iban a parasitar) se les está cayendo.

A partir de ahí se inició eso que yo llamo un Intercambio con un esbirro. En ningún momento, claro está, dejé entrever mi sospecha de que detrás de ese blog podría estar el propio Fidel Castro. Me limité a extender el supuesto diálogo tanto como pude. Para lograrlo se me ocurrió condicionarlos con la idea de que si no publicaban mis respuestas estarían reconociendo el carácter tiránico del blog. Tengo que reconocer que aguantaron bien poco, me dieron derecho a tres réplicas y después borraron el resto de mis mensajes. Pero algo es algo.

Hoy lunes amaneció publicado en el blog del supuesto Julio Alejandro Gómez la más reciente de las irreflexivas reflexiones de Fidel Castro. Una diatriba sobre el discurso de Obama que gasta una buena parte de sus palabras en dar unas razones de Angola, o de la presencia cubana en esa guerra, que no vienen al caso y que parecen tener más de obsesión que de otra cosa. Al final, para más asombros, la Ciberclaria en Jefe promete, jura y asegura que los cubanos “No necesitamos que el imperio nos regale nada”. Vaya, algo así como que el castrismo no va a parasitar a los EE UU como antes lo hizo con el pueblo cubano, con la URSS o con Venezuela.

¿Habrá caído timba en la trampa?

Na, lo más probable es que se trate de otra de esas tantas coincidencias que a cada rato adornan nuestras vidas.

Ilustración de Lauzán (creo).

Acerca de reynelaguilera

La Habana, 1963. Médico. Bioquímico. Escritor. Desde 1995 vive en Montreal.
Esta entrada fue publicada en Cuba. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a La Ciberclaria en Jefe

  1. carlos dijo:

    hola cesar muy buen blog, estuve leyendo en Penultimos Dias los artículos (aunque no todos) Razones de angola y no encontre la cifra total de muertos de esa guerra, por favor en cual de ellos hablas sobre ese tema ? recomiendas algún libro que aborde ese aspecto ?

    • Carlos, de esos muertos no hablo en ninguno de esos artículos. Razones de Angola trata de los orígenes de la intervención cubana en la guerra civil de ese país africano, no de la guerra como tal. De todas formas te puedo decir que la cifra más baja que he leído es de alrededor de 3000 muertos y la más alta de alrededor de 10000. Por el momento es muy difícil saberlo con certeza, si para algo el castrismo ha mostrado talento es para falsear estadísticas.

    • menendag10 dijo:

      Le puedo responder con absoluta seguridad que en la guerra de Argelia, afortunadamente, no tuvimos que lamentar ningún fallecido . No se en las otras. Puede confiar en el dato, yo era el médico de la expedición.

      menendag10wordpress

  2. carlos dijo:

    ok gracias.saludos.

  3. jajajaja, pese a todos los disparates, gracias, es un honor.

    • Ustedes son tan predecibles que resultan aburridos. Eran de prever la inevitable visita a este blog, el tonito condescendiente, la falsa risa psicopática (los psicópatas, por cierto, son monstruos capaces de reír cuando quieren llorar), los motivos ulteriores de haber pasado por aquí y la tonta pretensión de apuntarle al ego diciendo que “es un honor”. Ese honor que dicen sentir, sea real o imaginado, me deshonra. Porque ustedes son abusadores de mujeres indefensas, porque los insultos que han publicado contra Laritza Diversent los degrada hasta deshumanizarlos; hasta hacer enrojecer de vergüenza a cualquier persona con un ápice de decencia, incluidas vuestras madres. Es fácil imaginar por dónde vienen, y es evidente que eso que ustedes llaman diálogo, conversación o intercambio, es algo tan kafkiano como hablarle en ruso a un oficial de la Gestapo. Para que vean cuan predecible son, les dejo de tarea este relato: http://www.jornada.unam.mx/2003/05/11/sem-reynel.html

      • Reynel, lo mejor de todo es que sigas empleando tu tiempo en leerme y responder. Es un tipo de diálogo, raro, debo reconocer, porque tú solo atacas… pero esa es la naturaleza de ustedes no? que le vamos a hacer. Muchas gracias por pasar de nuevo por Palabras entre el Café y por cierto, mi madre está muy orgullosa de mi… la pregunta sería… lo está la tuya de ti..??
        Saludos.

      • Si sus madres están muy orgullosas de ustedes, después de los insultos y abusos contra Lartiza Diversent, entonces los genes del comportamiento psicopático han corrido en vuestras familias durante varias generaciones. En cuanto a mi madre, resulta irrelevante saber si está orgullosa, o no, de mí. Lo importante para ella es saber que soy incapaz de abusar a una mujer indefensa.

      • jajajaja habría que conocer tu vida íntima para compartir tales comentarios, nadie puede certificar lo que dices sobre el abuso, aunque quizá un día pueda darle el gusto a mis lectores. En cuanto a Laritza, jajaja nada de abusos, creo que la palabra más ajustada es desenmascaramiento… y de indefensa nada… o no viste el contrato con la NED y sus vínculos con Aimel Ríos Wong… te parece indefensa?? Claro, es que tú tienes los conceptos torcidos… entiendo… eso si es un problema de genes… demasiado tiempo en el piso, imitando el andar rastrero tiene sus consecuencias. Saludos Reynel.

      • Vaya, vaya, ya van mostrando sus caritas los esbirros. ¿Vida íntima y todo? Guau, qué miedo. Ustedes, que lo saben casi todo de cada uno de sus presos, saben que no tienen nada real contra mí. Me tuvieron durante 32 años y ni de militante me pudieron agarrar. Podrán inventarse alguna que otra historia para denigrarme. Esbirros (abusados y aterrados) nunca les faltarán para ponerlos a declarar lo que se les ocurra, pero de ahí a la verdad va un trecho muy largo. Y eso sin contar que en los buenos carapachos no entran gargajos de hienas (con perdón a las hienas). Solo en las mentes enfermas de unos tristes clones del Psicópata en Jefe (me refiero a Fidel Castro Ruz, el macho que administra la humedad de vuestras mucosas) puede caber la idea de que eso que ustedes hicieron con Laritza Diversent no es una bajeza digna de una caterva de aguerridos “Poco-hombres”. Podrán refugiarse en cuanto remedo de ideología les parezca bien, podrán inventarse cuanta justificación les alivie la conciencia, podrán sacudir la cabeza para deshacerse de las culpas, como hacen los perros con las pulgas, pero al final saben que la sombra de lo que hicieron siempre irá con ustedes… y con los suyos, por eso se refugian en el anonimato de las Clarias en sus alcantarillas. Castristas cobardes (y valga la redundancia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s