El post más leído del año

Fallo de vestuario

Fácil, entro en la sección de estadísticas de WordPress, compilo una tabla con el número de clicks a la derecha y el título de los post a la izquierda.

Ya está, el post más leído de este año es:

Mar y verde de Olivos, de Hermenegildo Menéndez.

¡Ñó!

El único colaborador que tengo.

Un momento, no todos los días son iguales. Se sabe, por ejemplo, que hay más tráfico los lunes que los viernes.

¿Sería justo decir que un post que tuvo 100 lecturas un lunes, cuando cualquier cosa es razón para huirle al tedio laboral, fue más leído que otro que tuvo 83 lecturas un viernes de parrandas en vísperas?

Claro que no.

Se impone, entonces, una normalización. Busco el número total de clicks para cada día de la semana y lo utilizo para normalizar el número de lecturas. Excel termina de hacer las divisiones y ya tengo el post más leído para un día promedio.

También es verdad, pienso, que no todos los lunes son iguales. No es lo mismo uno de tragedia grande y triste que otro de seno enseñado en concierto.

Sería injusto decir que un post leído 84 veces un día en el que todo el mundo estaba pendiente de una masacre, la de Brasil en piernas de Alemania, por ejemplo, fue menos leído que otro con 120 lecturas el día después de un fallo de vestuario.

La cosa se complica, pero WordPress y Google ayudan.

Busco el número de clicks globales para todos los lunes del año. Hago un promedio y una desviación estándar, trabajo mucho y logro identificar esos lunes en los que la gente estuvo demasiado ocupada, leyendo otras cosas, y no tuvo tiempo, creo, para dedicarse a leer lo que escribo.

Normalizo para esa y otras oscilaciones un poquito más complicadas y ya está, tengo el post más leído para un día promedio con una oscilación normal.

Pero, ¿Y qué es leer? ¿Es hacer click o es dedicarle tiempo a un texto?

Me comunico con el departamento de estadísticas de WordPress, les pregunto si me pueden desglosar mis posts por tiempos de lectura. Me envían la tabla y me dicen, de paso, que los tiempos de lecturas correlacionan positivamente con el número de comentarios.

Me sorprende que la gente se lea bien un post antes de dejar un comentario sobre el mismo. Hay esperanza en este mundo.

Saco los puntos extremos —para los que olvidaron salir del blog o los que entraron por error—. Meto los datos, junto con los del número de comentarios, en una formulita muy elegante y… ¡voila!

Pero cometo el error de recordar a mi padre biológico, que tuvo un Doctorado en Metrología, diciendo —mientras me miraba con aquellos ojos negros tan intensos, y quizás pensando en mí— que nada como una buena medición para encuerar bobos.

¿Son iguales todos los lectores?

Sin ánimos de discriminar, creo que muchos aceptarán que valen más dos lecturas desde MIT, o Harvard, que 300 desde la UNEAC o, para el caso, desde la UCI.

Direcciones IP que ustedes conocen, cifras de rankings en Google, número de citas, test de formación de clusters, modelos tensoriales y, después de muchas horas, doy con una fórmula que parece una morcilla calcinada.

Incluyo, ya que estoy metido en esto, el efecto de las palabras claves en el título. Porque es lógico aceptar que este año —que tuvo entre sus noticias más importantes la defensa de los derechos de los homosexuales y los desmanes del castrismo— un post titulado “Raúl es gay”  habría tenido muchas más lecturas que otro titulado “Fidel es bobo a rente de la oreja”.

Hago todos los cálculos, ajusto para todos los ajustes que se me ocurren, y ya está… el post más leído de este año es:

Mar y verde de olivos, de Hermenegildo Menéndez.

¡Ñó!

El único colaborador que tengo.

La única esperanza que me queda es que todavía no se ha acabado el año. Todavía puedo, en teoría, salir victorioso.

Lo bueno del caso es que todos estos conocimientos adquiridos, a partir de tantos cálculos y elucubraciones, me permiten hacer un análisis reverso e intuir, más o menos, lo que tiene que suceder para que mi nombre salga vencedor.

Hoy es miércoles —día de tráfico fatal—. Todo el mundo está cocinando, comiendo o digiriendo la cena de fin de año. Harvard y MIT están cerrados. Y los pocos cubanos que se asomarán al internet, si es que alguno, lo harán para celebrar esa hermosa victoria que Tania Bruguera nos acaba de regalar.

Teniendo en cuentas esas condiciones, y otras más de las que no hablo para no entretenerlos mucho, llego a la conclusión  de que para ganar necesito algo así como:

2358 clicks desde Miami, dos desde Katmandú y uno desde Kuala Lumpur. Un comentario de Joan Manuel Serrat y otro, si es posible, de Mario Vargas Llosa.

¿Alguien quiere apostar?

Yo no.

Felicidades, Hermenegildo

Muchas gracias

Acerca de reynelaguilera

La Habana, 1963. Médico. Bioquímico. Escritor. Desde 1995 vive en Montreal.
Esta entrada fue publicada en Hermenegildo Menéndez. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El post más leído del año

  1. Hermenegildo dijo:

    Lo que modestamente engendro, salvando la distancia con uno de los empleos conocidos de la frase, “Emborronar cuartillas” tiene como motivación básica, un poco que el hacerlo y disfrutarlo para mi mismo y un limitado grupo de viejos amigos a quienes les resulta ameno y que a través del tiempo han sido mis lectores.
    No obstante estas cosas “engordan el ego”.
    Una parte importante es tuya, pues me diste la oportunidad de exponerlo.
    Aunque no siempre coincidimos en los análisis y apreciaciones, espero recibas y cuando lo consideres oportuno publiques algo más de mi sobria colección.
    Un abrazo y feliz año

    Hermenegildo
    Pericles

    • Usted siga escribiendo, que aquí siempre tendrá su espacio. Con respecto a la no coincidencia, en análisis y apreciaciones, los dos sabemos que para unanimidades están los castristas. La libertad es, por definición, un nido de contradicciones.

      • hermenegildo menendez dijo:

        Quizá un poco largo, si escucho tus consejos. Pero en este no tendremos contradicciones. Yo lo clasifico en un grupo al que titulo Mis Cuentos,aunque no estoy muy seguro de si reúnen y respetan todas las reglas de ese género. En todo caso, puedo cobijarme con la licencia de los amateurs .Pericles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s