CNN y Mariel

Caricatura de Delmiro

Hoy, a las dos y media de la tarde, CNN emitirá la versión en inglés de la entrevista concedida por Nicolás Maduro —y quizás autorizada por Raúl Castro— a la periodista Christiane Amanpour.

Aquí pueden ver un pequeño fragmento de esa entrevista que ya, desde sus primeras imágenes, se anuncia como una concesión al castro-chavismo.

¿Qué hace la señora Amanpour vestida de verde oliva?

¿Por qué, de la extensa colección de trajes y disfraces con la que debe contar una cadena como CNN, se escogió el más castrense de los colores para entrevistar al asesino de Maduro?

¿Será parte del mismo programa, en aras del tan cacareado balance que se enseña en todas las facultades de periodismo de los EEUU, una entrevista con el líder opositor Leopoldo López?

En caso de que esa entrevista con López haya sido autorizada por Raúl Castro, ¿se habrá vestido de blanco la señora Amanpour para hacerla?

Nada tengo, a nivel personal, en contra del verde oliva; mi abrigo de invierno, por ejemplo, tiene un color muy cercano a ese.

Creo que a nivel individual la gente debe tener el derecho a vestirse como le dé su real gana. A nivel de imagen pública, sin embargo, está demostrado que hay colores que hieren sensibilidades y es mejor evitar. A menos que se tenga una razón poderosa —casi siempre el poder— para no hacerlo.

Mucho me temo, ojalá esté equivocado, que la tan cacareada entrevista de la señora Amanpour tendrá muy poco valor informativo. La información, para ser considerada como tal, tiene que aportar algo que esté fuera de la monotonía.

La reiteración constante, pasado un tiempo prudencial, pierde su contenido informativo. Y si algo ha demostrado Nicolás Maduro, a lo largo de todos estos años, es su capacidad para repetir, hasta el hartazgo y la monotonía, las mismas consignas que le enseñaron en La Habana.

Mucho me temo que en esta ocasión nada diferente sucederá y al final tendremos, cortesía de CNN, la versión inglesa y amplificada de las mismas tonterías no codificantes que Maduro lleva tanto tiempo repitiendo. Una de ellas, la más cínica de todas, es que el suyo es un gobierno democrático.

Hace ya un tiempo escuché a Oprah Winfrey decir que si hay una entrevista que a ella le habría gustado no haber hecho fue la que le hizo, en su programa, a unos supremacistas blancos. Unos pobres tipos, refractarios a la lógica, que respondieron a preguntas inteligentes y respetuosas con una sarta de consignas y un cinismo a prueba de balas. Al final de esa entrevista Oprah se dio cuenta que eso tipos, incólumes, celebraban por la exposición que habían recibido en su programa.

Algo similar puede terminar sucediendo hoy con la entrevista de la señora Amanpour.

Por suerte vivimos en la era del internet y tenemos a esta muchacha, que se hace llamar Mariel, para decirnos, de forma clara y altamente codificante, lo que Maduro, con toda certeza, nunca le dirá a CNN.

Aquí el video (pásenlo, por favor):

 

Acerca de reynelaguilera

La Habana, 1963. Médico. Bioquímico. Escritor. Desde 1995 vive en Montreal.
Esta entrada fue publicada en Cuba. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s