Punto siete para punto cero

Punto siete

La oposición venezolana acaba de sacar una lista de diez puntos para salir de la crisis.

La lista, por desgracia, es redundante.

Basta con cumplir el séptimo punto para que Venezuela vuelva a la normalidad, y para que el resto de los reclamos empiecen a cumplirse.

La crisis venezolana actual es consecuencia de la presencia en ese país de una gran cantidad de esbirros castristas.

Sin esa fuerza —de miles de militares y miembros de los cuerpos represivos del castrismo— infiltrada dentro del ejército y la sociedad venezolana esta crisis no habría ocurrido.

Venezuela vive hoy el remake de un guion que los cubanos conocemos muy bien, una película de horror que en Cuba no se pudo detener y que en la Venezuela de hoy está muy cerca de llegar al punto de proyección infinita.

Es ahora o nunca.

Fuera los castristas de Venezuela.

Esos no son cubanos.

En Cuba los llamamos chivatos, esbirros, trompetas, charcos de sangre, monadas, hachepés y otras etcéteras, nunca compatriotas.

La verdadera nación de esos esbirros castristas se llama Psicopatilandia, y es un país que está en todas partes.

Acerca de reynelaguilera

La Habana, 1963. Médico. Bioquímico. Escritor. Desde 1995 vive en Montreal.
Esta entrada fue publicada en Cuba. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s