Origen de un pendón

Geandy en 26

El tema es tabú; y tanto es así que cuando los castristas hablan de “su bandera” prefieren concentrarse en misticismos y simbologías. Echan mano a Changó y Elegua. Dicen que el rojo es la sangre de los caídos y el negro es por el luto que esos muertos dejaron.

Celia María Hart Santamaría —la hija de Hayde Santamaría— llegó incluso a decir: “Y es eso precisamente lo que anuncia mi bandera rojinegra, que ando esperando que me la asocien definitivamente a los anarcosindicalistas. Eso sí sería un golpe demoledor contra las tendencias estalinistas que puedan quedarnos”… La bandera del 26 anunció el surgimiento de un partido político bien alejado del Partido Socialista Popular que nunca, tal cual los partidos satélites de aquel Moscú, pudo entender por donde andaba el mundo, y mucho menos lograría hacer triunfar una revolución socialista.

Pobre Celita, olvidó o nunca quiso saber que la bandera del anarcosindicalismo siempre ha insistido en el corte diagonal del rectángulo. También ignoró, o nunca quiso leer, un librito publicado por la Editorial Oriente en el año 1991. Me refiero a “Un hombre de Leyenda”, la biografía autorizada de Ramón Nicolau.

Monguito, que es como se le conocía dentro del PSP, fue el primer miembro de esa organización que pasó varios años de entrenamiento militar y de inteligencia  en la célebre Academia Frunze, allá en la extinta Unión Soviética. A su regreso a Cuba pasó a fungir como jefe de la poderosa Comisión Militar del Partido.

En la página 46 de “Un hombre de leyenda” —escrito por Arquídimes Poveda, otro antiguo miembro del PSP— puede leerse: “Al día siguiente el sepelio de las víctimas [asesinadas por la policía de Machado en la Colina Lenin] constituyó una poderosa demostración popular contra la tiranía. En algunos sindicatos se decretaron paros temporales de protesta que fueron efectivos en muchos centros de trabajo… Cuando se preparaba el entierro, el joven comunista Jaime Novomodi trataba de localizar a Nicolau en busca de orientación. En aquella vorágine no pudo encontrarlo porque éste se movía por todas partes, impartiendo orientaciones. La represión era en esos momentos muy violenta… Novomodi tomó un pedazo de tela roja, pero consideró que resultaba pequeña y no alcanzaba para una bandera como se merecían los nuevos mártires. Luego consiguió uno de color negro, lo unió al rojo, y levantó en alto aquella bandera rojinegra, bajo cuya sombra fueron enterrados los obreros asesinados” (el subrayado es mío).

Alguien podría argumentar que esa coincidencia de franjas y colores, entre la bandera de Novomodi y la del movimiento 26 de julio, es obra de la casualidad. Los hechos, sin embargo, indican que las similitudes entre comunistas y castristas son muchas y más variadas. Las células de Acción y Sabotaje del 26 de julio, por ejemplo, tienen demasiados puntos de contacto, en su estructura y funcionamiento, con el llamado Frente Rojo, la organización que el PSP creó, durante los años treinta, para la lucha armada en las ciudades.

Al mismo tiempo, cuando se analizan los objetivos, el reglamento y la ubicación geográfica preferida —Sierra Maestra—  del Ejército Libertador Cubano, la organización que el PSP creó para la lucha armada en los campos de Cuba, se puede llegar a la conclusión de que muchas de sus características se repiten, casi idénticas, en el Ejército Rebelde de Fidel Castro.

Con esas informaciones, y muchas más que hay que obviar por razones de espacio, toma fuerza la idea de cierta continuidad entre la bandera del 26 de julio y aquella creada por un joven comunista muchos años antes. La pregunta, entonces, es: ¿Quién fue Jaime Novomodi?

Una búsqueda rápida en Google muestra tres textos que lo mencionan.  Dos libros: “El engaño nuclear” —escrito por Servando González— y “La isla elegida: los judíos en Cuba” —escrito por Maritza Corrales—. Hay, también, una nota necrológica que parece referirse a él.

En el libro de González, Novomodi aparece, por allá por el año 1961, como decano de la recién formada Escuela de Instructores Revolucionarios —que llevaba el nombre de Osvaldo Sánchez—. El texto dice: “El decano de la facultad fue Jaime Novomodi, un judío polaco, con toda probabilidad un miembro o agente de la KGB, quien vino a Cuba durante la Segunda Guerra Mundial y que había pasado varios cursos de adoctrinamiento político en la URSS durante la era de Stalin”.

El error de poner a Novomodi por primera vez en Cuba durante la Segunda Guerra Mundial y no en los años veinte, como dice Poveda y realmente fue, se puede explicar por las múltiples entradas y salidas que muchos de esos miembros del PSP se vieron obligados a hacer, ya fuera por razones operativas o de seguridad personal.

Habría que seguir investigando sobre este personaje que, como muchos otros de la historia reciente de Cuba, esconden en sus nombres y pseudónimos las claves de una verdad que algunos no quieren ver.

Quedará, quizás, de tarea para los historiadores del futuro. Los de hoy están demasiado ocupados averiguando el nombre de la tienda donde José Martí se compraba su ropa interior.

Imagen: Geandy Pavón

Acerca de reynelaguilera

La Habana, 1963. Médico. Bioquímico. Escritor. Desde 1995 vive en Montreal.
Esta entrada fue publicada en Cuba. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Origen de un pendón

  1. nicolas lara dijo:

    saludos.decir mas sobre similitud,entre el psp y accion y sabotaje.o sea sus estructuras casi iguales.gracias.

    • Hola, Nicolás, las similitudes no son entre el PSP y las células de acción y sabotaje del 26. El PSP fue una organización con muchas estructuras paralelas y compartimentadas–anillos concéntricos me gusta llamarlas–. El 26, por su lado, fue una organización bastante simplona y vulnerable. Tanto es así que al menos dos veces sus estructuras de acción y sabotaje fueron diezmadas en La Habana. Las similitudes de las que hablo son entre el Frente Rojo, la organización que el PSP creó por allá por los años 30 para llevar a cabo acciones armadas y de sabotaje, y las células de acción y sabotaje del 26. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s